jueves, 14 de mayo de 2015

SASAMÓN

Esta pequeña localidad burgalesa, de origen celta, posee un interesante patrimonio, y en 1982 fue declarada conjunto histórico-artístico. Antes de ser llamada Sasamón, se le conoció como Segisamone o Segisama, que significaba "la más fuerte". 
El edificio consistorial en la Plaza Mayor
Destaca la iglesia de Santa María la Real, construída entre los siglos XII y XVII, lo que explica la variedad de estilos, predominando el gótico. En el año 1931 fue declarada Bien de Interés Cultural.


Cajonería del siglo XVIII

Exposición de restos romanos, de trajes que se utilizaron en una obra de teatro, tapices, esculturas...




El claustro es otro de los rincones que esconde. Fue prácticamente destruído pero lo han restaurado y se puede visitar.

Claustro gótico

La puerta principal es similar a la Portada del Sarmental de la Catedral de Burgos, desconociéndose su autor. Un monumento digno de visitar. 



La Ermita de San Isidro (s. XVI y XVIII) alberga en su interior la Cruz del Humilladero (s. XVI) con más de seis metros de altura. 


Curioso resulta también el Arco de San Miguel, único resto que queda de la iglesia románica de San Miguel de Mazarreros. Se encuentra junto a la carretera que conduce a Sotresgudo.


Y por último, visita obligada a la "Casa-Museo de Salaguti" del escultor y pintor Carlos Salazar Gutiérrez con obras repartidas por todo el mundo.



Dentro no estaba permitido sacar fotos. Se podían ver una exposición de cuadros del artista así como escultura. Lo que más nos gustó, fue toda la barandilla de la primera planta, con forma de caras, así como el techo abovedado que parecía simular un sol enorme con los planetas.

¡Sasamón nos encantó!