martes, 10 de abril de 2012

GALLIPIENZO, UNA ATALAYA CON VISTAS DE INFARTO

Dificultad: media              A partir de 4 años                 Localidad: Gallipienzo (Navarra)
Mucha precaución con los niños por la falta de barandillas en todo el recorrido



Gallipienzo Antiguo, con poco más de 100 habitantes, es uno de los pueblos navarros más encantadores con sus casas de piedra, con blasones, repleta de empinadas calles empedradas, y serpenteantes.

Aparcamos el coche junto a la fuente que se encuentra en la cuesta del pueblo y comenzamos a recorrerlo siguiendo sus paneles granates. Las vistas por todo el recorrido son espectaculares, el pre-Pirineo, la Ribera y la caída vertiginosa hacia el río Aragón ¡Unas vistas de infarto!
Panorámica desde la iglesia de San Salvador

A mitad de recorrido dejamos de lado las indicaciones para dirigirnos a la iglesia de San Salvador (s. XIII-XIV), que desde lo más alto lo domina todo. Pena que esté cerrada. su interior alberga una de las cuatro criptas existentes en Navarra.

Descendemos ligeramente hacia las calles y nos dirijimos hacia las ruinas de la ermita de la Virgen de la Peña o de la Concepción (s. XIII). El camino se complica un poco para los más pequeños por la falta de asfalto, la ausencia de barandillas ¡pero les encanta andar trepando de vez en cuando por las rocas!
Al fondo las ruinas de la Virgen de la Peña, hacia donde nos dirigimos

Bajo la ermita, está el observatorio de aves, donde podremos disfrutar de las vistas a la Reserva Natural de Caparreta, su fauna y el río Aragón.

Y de aquí, poco a poco vuelta al pueblo.

¡Una visita recomendable!