sábado, 23 de marzo de 2013

LA CASCADA DE XORROXIN

Dificultad: fácil-media  Localidad: Gorostapolo (Erratzu)  
Duración hasta la cascada: aprox 45´ -  1,3 km


Tras leer "El guardián invisible" de Dolores Redondo, no he podido evitar acercarme a visitar el Baztán, descubrir sus bosques y comprobar si realmente es un lugar tan mágico como dicen ¡Este lugar me ha atrapado!

Os propongo una caminata a uno de los lugares más envaucadores de Navarra, la cascada de Xorroxin, una auténtica joya.

Para llegar a este pequeño pueblo navarro, venimos desde Elizondo por la N-121B dirección Otxondo/Dantxarinea hasta encontrar la indicación a Erratzu. Una vez allí, junto a la iglesia  nos dirigimos a Gorostapolo. Aparcamos en el parking público, y continuamos el trayecto andando por la carretera hasta llegar a la ermita de Ntra. Stra La Dolorosa, desde donde parte la pista que desciende a la cascada de Xorroxin. (Dentro de este pequeñísimo pueblo apenas hay huecos para aparcar).
A la derecha de la ermita parte la pista hacia Xorroxin


Una pista empedrada desciende entre pastos, pottokas y ovejas.



No hay pérdida, enseguida encontramos una señalización que nos indica el camino a seguir, "Xorroxin"





Y poco a poco nos vamos adentrando en el bosque, acompañados por el ruido del río, árboles semicaídos con extrañas formas, extraños ruidos como si los duendes nos estuvieran vigilando ¡un lugar mágico! 

Enseguida llegaremos a las primeras cascadas. Naturaleza en estado puro. Pequeño descanso para disfrutar del lugar.





Llegamos a un cruce.

Si bien según indican las marcas, el camino a seguir es el de la derecha, el que va hacia el puente de cemento, más adelante para poder acceder a los pies de la cascada de Xorroxin, debemos de cruzar el río.
Río con aguas bravas que accede a Xorroxin (al fondo)
Las piedras son muy resbaladizas y el agua está tremendamente fría, con lo que a pesar de las marcas del árbol, os aconsejo tomar la ruta de la izquierda, un pelín más larga y con más pendiente, pero nos evitamos mojarnos los pies.
A la búsqueda de Xorroxin
De nuevo en pleno bosque, descendemos por la pista hasta toparnos con una pequeña cascada.

Atravesamos el pequeño riachuelo por encima de una improvisada pasarela de tablones y troncos, adentrándonos en el bosque hasta llegar a Xorroxin ¡impresionante!

Y retomamos el camino de vuelta por donde hemos venido.
La ermita Ntra. Sra. La Dolorosa en lo alto