lunes, 25 de marzo de 2013

SUBIMOS A LA CIMA DE PEÑAS DE AYA

Dificultal con niños: media -  Tiempo de subida/bajada: 2 horas  -  Desnivel: 310 mts


¡Imponente! Vistas de Peñas de Aya desde la carretera de Oiartzun
Tantos años viviendo aquí, y ¡por fin! nos decidimos a subir a la cima de Peñas de Aya. Subida un pelín dura, pero solo por las vistas que se ven desde lo alto merece la pena.

Peñas de Aya (Aiako Harria), situado entre Irun y Oiartzun, es el único macizo montañoso granítico de Gipuzkoa y todo su entorno está declarado Parque Natural con un total de 6.913 hectáreas: bosques, merenderos, numerosas rutas para pasear, neveras, una recóndita cascada y hasta una mina abierta al público. Un lugar estupendo donde poder disfrutar de la naturaleza.
 
Está formada por 3 picos: Irumugarrieta (806 m), Txurrumurru (821 m), Erroilbide (832 m). Nosotros nos conformaremos con subir al primer pico, Irumugarrieta. El paso del primero al segundo es complicado y no recomendable para niños. Así como el paso del segundo al tercer pico, apto solo para expertos, donde solo es posible pasar agarrándote a una argolla. No apto a las personas con vértigo a las alturas.


Salida: Collado de Elurretxe
Desde Irun nos dirigimos hacia Ibarla para ir ascendiendo a Peñas de Aya. Dejamos a la izquierda el primer merendero donde se encuentra la caseta de información, así como un segundo merendero. Una vez pasado el cartel que indica el (inexistente) Castillo del Inglés, llegaremos al parking (situado a la izquierda).

Comenzamos la ruta pasando junto a una enorme torreta eléctrica para ir adentrándonos en el bosque.

Llegamos a un cruce, giramos a la derecha, donde un cartel nos indica el camino para llegar a la cima. Poco a poco el desnivel se va haciendo más fuerte, y la hojarrasca que pisamos se va convirtiendo en resbaladiza piedra.

Enseguida llegamos al búnker, que ofrece unas vistas preciosas a la costa. El zigzageante camino está lleno de piedras sueltas, y es fácil caerse. 


Una vez arriba, hay que extremar la precaución con los niños ya que hay zonas con caída al vacío. Las vistas desde aquí son espectaculares. 

Continuamos el camino hacia la Cueva del Juncal, que alberga una pequeña imagen de la patrona de Irun.


Continuamos por el camino hacia la cima, con las aves rapaces revoloteando sobre nuestras cabezas. Una vez arriba, momento de descanso y poco a poco comenzamos la bajada hacia el Collado de Elurretxe.

Una salida más que recomendable. Un auténtico tesoro a dos pasos de la ciudad.

GALERÍA DE FOTOS